Realidad ancaresa

El ámbito territorial denominado Burbia, es una parte verdaderamente
representativa de lo que la UNESCO ha denominado Reserva de la Biosfera de los
Ancares, que es a su vez, un territorio habitado por el hombre que ha merecido esta
denominación por reunir dos cualidades, estar bien diferenciado de los territorios que lo rodean y conservar un alto nivel de biodiversidad en buen estado de conservación.
Por todo ello este territorio merece la consideración de país, el País de los
Ancares. Sus habitantes serán, los ancareses.


Sin embargo, esta forma de nombrar a los habitantes del País de los Ancares, no
es asumida, ni mucho menos, por la totalidad de ellos y ello porque también existe un
río, el río Ancares, por lo que el patronímico “ancarés” ha sido reservado históricamente
para los que habitan el valle de este río.
Pero el País de los Ancares es una realidad y sus habitantes, los ancareses, deben
ser los primeros en asumirla cuanto antes pues estamos ante un hecho diferencial que
interesa sea reconocido exteriormente a fin de poner en pie una fortaleza que sirva bien a un desarrollo sostenible del que ahora se carece. No será posible semejante fortaleza si los que aquí habitamos no nos reconocemos como una unidad poblacional, si no asumimos nuestra singularidad identitaria.


Si entendemos que nuestra patria es el lugar que habitamos, hemos de
reconocernos como, burbianos y ancareses al mismo tiempo y solo a partir de ahí
podremos esperar que los demás nos consideren como tales. Debemos ser patriotas de
nuestras patrias.

Extracto del libro “Un ano nos Ancares” de Xurxo de Vivero. Ediciones Xerais
de Galicia, S.A. 1994


A XEOGRAFÍA

Os Ancares esténdese de norte a sur, quedando a oriente León e a occidente
Lugo, xa que os mais altos cumes, entre o Mustallar e o Penarrubia, forman a raia. O
Cuiña e o Miravalles, ó norte, pertencen íntegramente a León, aínda que o último destes
picos toca con Asturias.
A vertente galega descende , en xeral, de xeito máis lene nas máximas alturas da
serra, e despois espállase anárquicamente nun labirinto de montes, valgadas e regatos
ata o Navia, ó que poderíamos considerar o limite natural dos Ancares galegos. A
meirande parte deste territorio –case todo- forma o concello de Cervantes, con
capitalidade en San Román.Os A ncares leoneses esbarráncase bruscamente ata vales bastante rectilíneos queson percorridos polos ríos Burbia, Ancares e Cúa, cos seus respectivos afluentes. Toda esta rede fluvial morre no Sil.


Administrativamente repártense entre os concellos de Peranzanes, Candín, Valle
de Finolledo (hoxe incorporado a Vega de Espinareda) e Paradaseca (na actualidade
absorbido por Vilafranca do Bierzo).


Desde un punto de vista faunístico e botánico, podemos considerar ós Ancares
como o extremo sudoeste da cordilleira Cantábrica. Pero seu relevo é mais gastado e
baixo (ningún pico pasa dos dous mil metros) e a súa constitución xeolóxica é de
pizarras con afloramientos de cuarcitas nos cumios; tamén hai áreas graníticas, como as
de Piornedo e Suárbol, e escasas vetas calizas.


O clima é atlántico-continental de montaña, moito máis húmedo na vertente
galega e con influencia da meseta en León.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: