Alcalde pedáneo

Tras conocer el resultado electoral hemos sabido que X, seguirá de alcalde del pueblo cuatro años más, su rival, el hijo del difunto Y, quedará, al haber perdido, como vocal de la Junta Vecinal. X será el Presidente de este órgano de gobierno y además por ser alcalde tiene la facultad de nombrar a otro vocal para así configurar el Pleno de la Junta Vecinal, Pleno que de esta manera, X siempre dominará por dos a uno.


Como se ve, ni siquiera la democracia representativa ha llegado aún a las
pedanías y ello debido a la falta de voluntad, sensibilidad y diligencia con que estas
pequeñas comunidades han sido históricamente tratadas por el órgano que tiene la
competencia para ello, los gobiernos de la Junta de Castilla y León.
Y esto es así porque pese a que las pedanías tienen la condición de entes locales
y por ello su régimen competencial y jurídico debe ser equivalente al de los otros entes
locales de ámbito mayor, como pueden ser los ayuntamientos, su modelo de
representación política es bien diferente y mucho menos democrático.

En un ayuntamiento, los electores eligen a los concejales y son éstos los que
eligen al alcalde, que se convierte así en Presidente del Pleno Municipal, el cual ha de
reunirse periódicamente en un acto público para tomar sus decisiones de gobierno y al
que por tanto pueden asistir los ciudadanos interesados, los cuales así conocen dichas
decisiones en el momento en que éstas se adoptan.
Dentro del modelo de “gobierno para el pueblo pero sin el pueblo” que parece
que nos hemos otorgado, al menos en el caso municipal al pueblo se le permite el
conocimiento de cómo, cuándo y porqué se gobierna y dicho gobierno lo ejerce un
órgano colectivo.


Contrariamente, en una pedanía gobierna un individuo, el alcalde pedáneo. La
Junta Vecinal es solo una apariencia de órgano colectivo pues el alcalde tiene siempre la
mayoría en él y por tanto se reúne cuando él quiere donde quiere y como quiere y no
está obligado a reunir al pueblo para ser oído, ni siquiera informado sobre sus
decisiones de gobierno.


Democracia, la justa o sea, ninguna. Estamos ante una forma de gobierno
oligárquica. X es nuestro oligarca, o quizás solo sea la marioneta del verdadero
oligarca en la sombra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: